Consejos

Consejos Basicos

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir nuestro perro?

¿Qué debemos tener en casa a su llegada?

¿Qué debemos tener pensado antes de su llegada a casa?

La Educación del Perro: Pautas Básicas a seguir. Errores más comunes

ELEGIR NUESTRO PERRO

 

El cachorro nace con una serie de rasgos de carácter marcados por la genética. Pero estos rasgos pueden potenciarse o inhibirse en diversos grados dependiendo del medio ambiente en que el cachorro crece y se desarrolla.

Por este motivo será muy importante la elección del perro que queremos tener, aunque siempre va a ser decisiva la educación que le demos para el futuro carácter de nuestro animal.

Las vivencias del cachorro son determinantes en el temperamento final del individuo. Para ello hay que socializarlo convenientemente, tanto con las personas como con otros perros. También acostumbrarle a la presencia de otros animales, como por ejemplo gatos, pájaros, etc…

El periodo de impronta del cachorro termina a los tres meses de vida. Deberemos haberle socializado bien durante ese periodo para que no existan problemas futuros en este sentido.

La elección del cachorro estará siempre supeditada al tipo de tarea que desarrollará en el futuro. A la hora de elegir un cachorro debemos tener en cuenta los siguientes puntos:

QUE SEA COMPATIBLE CON NOSOTROS:

-Compatibilidad Física: Para poder manejar al perro. Una descompensación grande en cuanto a fuerza, peso, etc… puede ser perjudicial.

-Compatibilidad Psicológica: Para que el vínculo no se vea afectado. Así una persona tranquila deberá elegir un perro acorde a sus características.

LA RAZA:

Atendiendo a las características físicas y psicológicas elegiremos la raza. Puede ser de raza o mestizo.

-Perro Mestizo:

Contamos con una serie de desventajas, pues no conocemos su genealogía y por tanto desconocemos sus tendencias en cuanto a los rasgos de carácter (genética) y también desconocemos sus aptitudes para el desarrollo de una tarea en concreto. Generalmente desconocemos hasta la evolución física que tendrá, cómo será su crecimiento, su tamaño, su peso, etc… Pero también existen muchas ventajas en esta elección. Los perros mestizos presentan menos anomalías congénitas. En los perros de raza, sobre todo en algunas en particular existen enfermedades tales como la displasia de cadera, de codo… que son menos frecuentes en los perros mestizos.

-Perro de Raza:

Hay que tener en cuenta la calidad del pelo, si tiene o no rabo… Las razas que llevan mucho tiempo desempeñando una tarea tienen mucha tendencia a desarrollarla. Otras razas tienen muy poca intensidad para todo porque llevan muchas generaciones sin ejercer la tarea para la que fueron creadas.

Lo más recomendable para elegir un perro de raza es acudir a un buen criador. También hay particulares, conocedores de la raza que crían esporádicamente buenos ejemplares.

Si podemos ver a los padres tendremos un dato más (también importante. Estos deberán tener aspecto saludable, no mostrar desconfianza ante los extraños (si lo que se quiere es un perro de casa) y ni mucho menos tener gestos de agresividad.

El perro, si es cachorro deberá ser curioso frente a los estímulos que se le presenten, pero no excesivamente intrépido. Su aspecto será igualmente saludable: pelo, mucosas, articulaciones…

EDAD:

La más adecuada para separar al cachorro de su madre es a las 8 semanas. De esta forma contamos con tiempo suficiente para potenciar o inhibir conductas. Los cachorros mayores de 8 semanas en ocasiones pueden darnos problemas, ya que desconocemos muchos factores y además el tiempo que tenemos para trabajar con ellos es más limitado. Tampoco es recomendable que tengan menos de 8 semanas. Estos perros presentan, en muchas ocasiones problemas de socialización al no haberse relacionado el tiempo suficiente con su madre y con el resto de la camada.

SEXO:

Existen diferencias en función del sexo.

  • Diferencias físicas:

Tendrán mayor o menor importancia en función de la raza. En razas grandes es muy importante en el manejo:

  • Tamaño.
  • Peso.
  • Potencia.
  • Diferencias fisiológicas:

Son muy importantes en el adiestramiento. Durante el celo las hembras sufren un importante cambio hormonal. Debido al aumento de la hormona (LH) son mucho más sensibles, pierden agresividad y son mucho más sociables con las personas. Durante el periodo de cría las hembras sufren importantes cambios fisiológicos y metabólicos. El equilibrio mineral se ve afectado y las hembras deben recuperar la forma física.

Tanto en el periodo de celo como en el de cría existe una interrupción importante del adiestramiento. En el caso del celo, unos 22 días (se puede recuperar fácilmente). En el caso de la cría, la interrupción es de 4 meses y medio aproximadamente y su influencia en el adiestramiento es muy grande porque hay que recuperar a la perra física y funcionalmente.

  • Diferencias Temperamentales:

Genéricamente podemos decir que los machos son más agresivos, más desobedientes, con mayor tendencia a la dominancia y a marcar territorio. Son más independientes y tienden más a vagabundear. Las hembras son más cariñosas, apegadas y obedientes.

Una vez estudiadas todas estas cuestiones podemos recurrir a los test de elección del cachorro. Estos test analizan el temperamento del perro. En ellos se somete al cachorro a diferentes pruebas, con estímulos varios y se estudia la reacción que tiene frente a ellos. Lo más sencillo y fiable es que estos test sean realizados por un profesional.

Una vez decidido el ejemplar que queremos lo transportaremos de forma segura. Lo más recomendable es un transportín del tamaño adecuado para el perro que transportamos (ni grande, ni excesivamente pequeño) Pondremos dentro del transportín una colchoneta. Si el perro se estresara mucho al meterlo en el transportín podremos llevarlo con nosotros, en los asientos traseros, con una persona sujetándole (a ser posible que lleve un collar fijo y correa que sujetará la persona que se encargue de acompañarle) No permitiremos que el perro vaya de un lado a otro del asiento (así ponemos en peligro al conductor y a todos los ocupantes del vehículo)

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CASA A SU LLEGADA?

 

Necesitamos tener diversos artículos:

COLCHONETA: A su medida, ni excesivamente grande, ni tan pequeña que el perro no quepa para descansar en ella.

TRANSPORTÍN: También conforme al tamaño del perro y a su edad. El transportín tendrá varias funciones en la vida del perro: servirá para transportarlo con seguridad, tanto para él como para sus propietarios. También la usaremos en casa como lugar de descanso del perro, como medida de disciplina del perro (así evitaremos que haga cosas que no deseamos) y como medida de higiene en el cachorro (no hará sus necesidades

mientras esté dentro (si nos vamos un par de horas puede permanecer allí perfectamente)

COMEDERO Y BEBEDERO: A ser posible de aluminio (es más higiénico y duradero) El comedero y bebedero no deberán ser el mismo. Tendremos agua fresca siempre en abundancia a disposición del perro. La comida la retiraremos en cada toma.

PIENSO DE GAMA ALTA: El que corresponda a su edad y raza. Comprar piensos de gama baja, con el fin de economizar, al final siempre sale más caro, ya que repercutirá en la salud de nuestro animal.

ALGÚN JUGUETE: No demasiados, ya que el perro se cansará de ellos y no sabrá apreciarlos. Es bueno tener siempre una rotación en los juguetes para que el perro siempre se vea estimulado de nuevo.

ALGUNA BOLSA DE CHUCHERÍAS PARA PERROS: A fin de premiarle por las conductas deseadas y así lograr que tiendan a repetirse.

COLLAR Y CORREA: En principio un collar fijo de cuero y una correa de cuero de un metro de longitud será ideal para nuestro nuevo compañero.

CEPILLO, CHAMPÚ PARA PERROS Y TOALLITAS PARA OJOS Y OÍDOS: Debemos cuidar la higiene de nuestro perro, así le mantendremos en un estado óptimo de salud y belleza.

TOALLA DE BAÑO: Para secarle bien después de los baños (que no tendrán una frecuencia mayor de 1 mes, ya que, con los champús dañamos la piel de nuestro perro si se utilizan con excesiva frecuencia)

¿QUÉ DEBEMOS TENER PENSADO ANTES DE SU LLEGADA A CASA?

 

Necesitamos tener pensado:

NOMBRE PARA EL PERRO: Así podremos dirigirnos a él por su nombre desde un inicio.

LUGAR DE DESCANSO: Dónde colocaremos el transportín/la colchoneta. Ese será el rincón propio del perro y no deberemos estar cambiándole de sitio permanentemente.

LUGARES DE ACCESO: Lugares de la casa a los que el perro tendrá acceso o no desde un principio.

HORARIOS DE COMIDAS Y PASEOS: El perro necesita unas rutinas y deberemos proporcionárselas desde el principio.

FUNCIONES DE LAS PERSONAS DEL ENTORNO: Es decir: quiénes se ocuparán de atender al perro en sus distintas necesidades (días y horas)

LA EDUCACIÓN DEL PERRO: PAUTAS BÁSICAS A SEGUIR

 

COMIDA:

· Es aconsejable que todo perro adulto coma dos veces al día.

· La primera toma, a primera hora de la mañana. La segunda, a última de la tarde.

· Deberemos darle de comer siempre en el mismo sitio.

· El perro es un animal que necesita tener una rutina diaria muy marcada, sin cambios constantes de horarios, lugares, etc…

· Le debemos enseñar a esperar en la orden de sentado a que nosotros coloquemos el comedero en el suelo y le demos la contraorden. Sólo entonces podrá dirigirse a la comida.

· Aproximadamente 15 minutos después de empezar a comer le retiraremos el comedero, tanto si ha comido, como si no.

· Nunca se le dará comida de la mesa.

· Comerá siempre después de que lo hayamos hecho nosotros.

· No abusaremos de los premios y se le darán siempre después de haber ejecutado alguna orden.

· No permitirle comer nada del suelo, ni siquiera en casa. Tampoco le tiraremos nosotros comida al suelo para que la recoja.

· Si se nos cae algo de alimento y el perro se dirige a él, ordenarle “no” y retirar el alimento del suelo.

· No permitir que el perro acepte comida de ningún extraño o de conocidos sin previo consentimiento nuestro.

· Lo recomendable en la dieta es el pienso industrial de gama alta. Para hacerlo más apetecible se le puede mezclar con ciertos alimentos, en pequeñas cantidades: yogurt, queso fresco, verduras como zanahorias, espinacas, etc…(no son aconsejables las coles).

· Cualquier cambio de pienso deberá hacerse de forma gradual para evitar problemas digestivos.

DESCANSO:

· El perro ha de tener un lugar de descanso propio (una colchoneta, manta, etc…).

· No debemos molestar al animal cuando descansa y si entre los propietarios hay algún niño tendremos que hacer entender a éste la importancia del respeto mutuo.

· Impediremos desde el primer momento que el perro se nos suba. Sólo deberá subirse si se le da una orden para ello.

· No se le debe permitir al perro que duerma en las camas, ni siquiera en el suelo de los dormitorios (sobre todo en el primer año de vida, en el cual el perro aprende unas normas básicas de convivencia y se establece la escala jerárquica con los miembros de la casa).

· El perro también debe respetar nuestro lugar y horario de descanso. Por este motivo no deberá acceder a nuestro dormitorio o subirse a nuestra cama para solicitarnos atención. Esto suele suceder cuando nosotros descansamos y el perro decide “que ha llegado la hora de despertarnos y de salir con él a la calle, o darle de comer”.

· El perro deberá tener siempre el mismo sitio para descansar y éste tendrá que ser el adecuado.

JUEGO:

· El perro deberá tener juguetes apropiados para su edad y tamaño.

· Es muy importante enseñar al perro a jugar con sus juguetes y no con otros objetos, y mucho menos jugar a morder nuestras manos o piernas (cosa bastante frecuente).

· Siempre hay un juguete preferido que no debe estar al alcance del perro. Éste debe reservarse para los momentos de juego con su/s dueño/s y para las sesiones de obediencia.

· No se le arrojarán palos o piedras para que juegue con ellos: dañan la boca del animal y además, como explicamos anteriormente para eso tiene sus juguetes.

· La correa no es un juguete. Nunca debe morderla y tendrá que aprender a respetar este objeto desde el primer momento.

· Existen juguetes específicos para ciertos problemas de comportamiento. Consulte a su monitor y él le informará gustosamente.

PASEOS:

· Todo perro, independientemente de su raza, edad y del lugar donde viva tiene que hacer ejercicio diariamente. Existe la creencia (totalmente falsa) de que, por ejemplo, un perro de raza pequeña necesita hacer menos ejercicio que uno de mayor tamaño.

· Es conveniente que el perro pasee tres veces al día y que no sólo sean cubiertas sus necesidades de eliminación, sino que también tendrán que ser paseos en los cuales el animal se desfogue y se relacione con otros perros y otras personas (no únicamente con las de su entorno).

· Los paseos diarios no pueden ser de diez minutos. Es importante para el equilibrio físico-psíquico del animal que nos mentalicemos a este respecto.

· Durante los paseos no le daremos órdenes innecesarias. Si lo hacemos el perro se saturará, estará presionado también en su “tiempo de ocio”. Esto no quiere decir que le dejemos hacer lo que él quiera: por ejemplo tirar de la correa queda totalmente prohibido, pero esto no significa que tenga que ir al pie.

· Tenemos que cambiar de ruta en los paseos con nuestro perro. Es fundamental hacerlo por muchos motivos: el perro tendrá un paseo más satisfactorio si hay variedad en sus recorridos con nosotros y no cogerá miedos a objetos, ruidos, olores que pueda encontrar en otros lugares.

· Nuestro perro deberá ir atado, excepto en los lugares en los que se permita soltarle. En algunos casos, y según la nueva ley tendremos que llevarle con bozal.

· Es necesario acostumbrar a cualquier perro al uso del bozal. Tu monitor te enseñará cómo hacerlo para que no resulte traumático para tu perro.

Y RECORDAD QUE…

· Debemos socializar a nuestro perro correctamente desde la etapa de cachorro, tanto con otros perros como con otros animales: gatos, palomas, etc… que

pueda encontrar en la calle. Para esto le dejaremos que juegue con sus congéneres, vigilando siempre su comportamiento con ellos por si observáramos cualquier anomalía.

· Lo más importante es socializar al perro con las personas, no sólo con las de su entorno. Así evitaremos problemas gravísimos y de difícil solución.

· Muy importante también es que el perro, desde muy temprana edad esté acostumbrado al mayor número de situaciones y estímulos posibles: agua, altura, ascensores, coches, motos, bicicletas, carritos, contenedores, vehículos de obra, patinetes, etc… También estímulos auditivos y, cómo no, que se acostumbre a que le manipulen sin que sienta ningún temor. Esto es fundamental a la hora de visitar a su veterinario. Ha de dejarse hacer curas, radiografías y cualquier tipo de exploración sin que sea necesario sedar al animal.

· A nosotros nos gustan los perros, pero no le sucede lo mismo a todo el mundo. Es necesario que respetemos a aquellas personas que, bien por miedo, o sencillamente aversión no se “alegran” ante la presencia de nuestro animal. Pero si tu perro está bien educado ten por seguro que, salvo raras excepciones, le respetarán y con ello también a ti.

· No les des motivos a las personas que detestan a nuestros perros, para generalizar y decir que todos los propietarios somos iguales, que no sabemos convivir, que somos irrespetuosos con los demás, etc., etc… RECOGE LAS HECES DE TU PERRO, POR FAVOR: a ninguno de nosotros nos agrada llevarnos a casa una bomba fétida. No dejes tampoco las heces en un alcorque de árbol. Los alcorques no se idearon para tal efecto. Ni tan siquiera las dejes sin recoger en las zonas cercadas destinadas al esparcimiento de nuestros perros (estas zonas están precisamente para eso y no para que se conviertan en una zona de “minas antipersona”). Ya existen expendedores de bolsas en casi todos los barrios. Si en el tuyo no hubiera habla con nosotros y, además de proporcionarte bolsas nos encargaremos de hablar con tu Junta de Distrito y recordarle que es imprescindible colocar expendedores para mantener limpia la zona. De todos modos no hay nada que te sirva de excusa a la hora de recoger las heces de tu perro: cualquier bolsa sirve.

· Un perro “todo terreno” tanto física como psíquicamente, educado, obediente, es un disfrute para su propietario. Lo contrario es, a menudo, una pesadilla para ambos y para su Comunidad.

· Si hacemos las cosas con sentido común tendremos un compañero de vida extraordinario.

ERRORES MÁS COMUNES

Con frecuencia los propietarios se dejan aconsejar por particulares que nada tienen que ver con el mundo del perro. Estos consejos “de parque” muchas veces suelen ser nefastos tanto para la salud y cuidado de nuestro perro, como para su educación. Vamos a poner sólo unos cuantos ejemplos, ya que escribirlos todos nos llevaría años y cientos de páginas.

Si usted tiene alguna duda sobre la educación o cuidados de su perro le rogamos que sólo tome nota de lo que le aconsejen verdaderos profesionales. Por nuestra parte

estamos siempre a su disposición, tanto en nuestro foro, correo electrónico, como telefónicamente. No dude en hacernos -sin ningún tipo de compromiso- cualquier consulta que le surgiera.

Estos son algunos ejemplos de esas “leyendas” que van circulando y que tanto daño hacen a nuestros amigos de cuatro patas:

CUIDADOS E HIGIENE:

· Donde mejor duerme el perro es en el suelo. FALSO: El perro descansa mucho mejor en un lugar mullido.

· Lo llena todo de pelos y además está más feliz viviendo en el jardín. FALSO: El perro siempre será más feliz conviviendo con nosotros dentro de casa; es un animal gregario y necesita de su grupo.

· Hay que bañarle todas las semanas porque si no huelen mucho. FALSO: Lo que peor olor despide en el perro es el pelo muerto. Para eso deberemos cepillarle diariamente. El baño frecuente con champú es perjudicial para su piel.

· Le dejo puesta su comida todo el día porque el se sabe regular la cantidad que necesita. FALSO: Nosotros somos quienes tenemos que controlar lo que come nuestro perro (además de ser una medida de disciplina: si no come en el primer cuarto de hora le retiraremos su comedero hasta la siguiente toma)

· Es bueno que tenga siempre un sitio de la casa donde poder hacer sus necesidades. FALSO: Nunca se le deberá consentir a un perro adulto que elimine dentro de la casa. Es perjudicial tanto para su educación como para la higiene de todos los miembros de la casa.

EDUCACIÓN:

· Si adiestramos al perro le cambia el carácter. VERDADERO: El perro estará más tranquilo, tendrá mayor seguridad y un mejor vínculo con su propietario.

· Siempre hay que dejarle un montón de juguetes para que no se aburra y no haga destrozos en la casa. FALSO: No se trata de dejarle un “parque de atracciones a disposición, sino un juguete con el que se entretenga (preferiblemente un juguete diseñado precisamente para las horas en las que el perro está sólo -por ejemplo, un Kong-) De todos modos, un perro educado esperará tranquilamente en su lugar de descanso la llegada de su dueño.

· Quien mejor educa al perro es el propio dueño. VERDADERO: Pero siempre con un monitor que le enseñe cómo relacionarse con el perro, cómo debe recompensar y corregir conductas, etc… El adiestramiento es una profesión. Por lo tanto, nadie mejor que un profesional para educar al perro y para enseñar al dueño qué debe hacer y qué resulta perjudicial para la convivencia con nuestros perros.

· Hay que bajar al perro siempre a zonas donde pueda jugar con otros perros y desfogarse. FALSO: No cuando el perro ya está socializado. De cachorro deberemos socializar al perro con sus congéneres y con personas ajenas a su entorno. Cuando el perro es adulto, el vínculo con su dueño debe ser lo suficientemente fuerte como para que el perro quiera estar antes con nosotros

que jugando con otros perros (además, los perros adultos juegan poco o nada entre ellos)

· Un perro que ha sido adiestrado en obediencia no necesita después que sigamos trabajando con él. FALSO: El dueño tendrá que seguir siempre unas pautas elementales para que esa obediencia aprendida no se pierda.

Si quieres te llamamos

Call Now Button
WhatsApp chat