Uno de los problemas que nos podemos encontrar a la hora de realizar el paseo diario es el descontrol que se puede producir en nuestro  perro ante la excitación que le produce el hecho de salir a pasear con nosotros.

Nos gustaría dejaros algunos consejos que podéis poder en práctica para hacer que las salidas a pasear sean mucho más agradables y relajantes , ya que el salir a pasear con nuestro perro es una de las actividades más enriquecedoras para fortalecer el vínculo con nuestro perro. Así evitaremos que se convierta en un infierno a la hora de poder poner el collar y la correa a nuestro amigo peludo o a la hora de intentar salir tranquilos de casa.

1)  Una señal para salir a la calle.

Algo que muchas personas desconocen es que la actividad del paseo, comienza mucho antes de salir a la calle. Comienza ya en casa, desde el momento en que decidimos que es la hora de salir a pasear. Es evidente que no siempre que salimos de casa, vamos acompañados de nuestro perro, por ello sería muy conveniente y ayudaría mucho a los perros , que les enseñásemos a discriminar que señales les van a indicar a ellos que en dicha salida sí vienen con nosotros y cuando no nos van a acompañar. La más común es coger la correa, aunque también se pueden utilizar otras, como un silbido o una palabra, etc.

2) Solamente nos preparamos si estás tranquilo.

Esta parte es fundamental para hacerle ver que en absoluto saldremos a pasear , mientras él no se muestre tranquilo y relajado. Hay que evitar prestarle la más mínima atención ante sus descontroladas manifestaciones de excitación, como puede ser el ladrido descontrolado, el aullido o los saltos o el ir de acá para allá. Por supuesto que las primeras veces llevará su tiempo, pero debemos ser constantes y firmes. Solamente cuando muestre signos de calma , procederemos a ponerle la correa.

3) Usando Premack

Aplicando el principio de Premack, le pediremos que permanezca quieto esperando unos cinco segundos en la puerta . De esta manera, le enseñamos a que debe ser paciente y auto-controlarse a la hora de obtener aquello que tanto desea en este momento, que es el salir a pasear. No debemos alargar más de cinco segundos , el tiempo de espera, ya que tampoco se trata de hacerle pasar un mal rato.

  4) No dejarle tirar de la correa

Durante el paseo le dejaremos ser perro, que huela, que explore, pero no le debemos dejar que tire de la correa. Si se impacienta y comienza a tirar, lo mejor es parar y esperar a que se calme y vuelva hacia nosotros o se siente , lo cual evidentemente reforzaremos y una vez calmado, reanudaremos la marcha. Igualmente si se dispersa porque haya visto un perro o algo que le emociona y comienza de nuevo a tirar, debemos bloquear el acceso a dicho foco y darnos la vuelta en sentido contrario al foco de atención.

Esto efectivamente puede llevar múltiples intentos al principio, pero insisto en que es la mejor manera para enseñarle desde cachorro, a comportarse a la hora de salir a pasear.

https://www.voran-educa.com

Call Now Button
WhatsApp chat