Sufrir miedo a los petardos en Navidad es común en casi la mitad de los perros de las ciudades, tal y como señala un estudio de la Universidad de Bristol.

el miedo o fobia de las mascotas a los fuegos artificiales , petardos y tormentas está bien documentada por los propietarios . Y por varios estudios que muestran que casi la mitad de los animales sufren alguno de los efectos de una gamberrada que entre los humanos es molesta. Pero que entre las mascotas puede ser letal o conducir a algo parecido al “estrés postraumático”.

Incluso, la detonación de un petardo cerca de un perro puede dañar su oído de manera irreversible.

Sí que es cierto,  que hay ejemplares que toleran mejor el ruído de los petardos, sin embargo, la gran mayoría, sufre el pánico a estos ruídos de petardos, de tal manera que ya solamente el olor a la pólvora, les provoca reacciones de ansiedad y estrés.

La ASPCA (American Society for the prevention of cruelty to animals : https://www.aspca.org)  la principal y más longeva asociación por los derechos de los animales de Estados Unidos, advierte de que los petardos y las tormentas provocan cerca del 20% de los casos de animales extraviados.

Solamente está autorizado el uso de fuegos artificiales en las ferias y fiestas locales, las fallas y demás celebraciones. Pero la moda navideña de tirar petardos sigue ajena a la molestia humana y el sufrimiento animal: sólo en la Nochevieja madrileña del 2017, el 15% de todos los avisos que recibió la Policía Municipal se debieron a petardos. Casi 150 denuncias.

¿Qué podemos hacer si nuestro perro tiene miedo?

Generalmente el perro que siente un miedo irracional suele desarrollar dos clases de comportamiento distintos:

  • Intenta esconderse o
  • Sale huyendo. Es este último caso es el más peligroso porque el pánico no le permite escuchar y correr el riesgo de ser atropellado o perderse y no saber volver, si le tenemos suelto

Debemos reaccionar de la siguiente manera:

  • Lo primero es no intentar calmarlo con caricias mientras está demostrando su miedo. Debemos permanecer tranquilos , haciéndole ver que todo es normal y sí le podremos acariciar justamente cuando deje de mostrar miedo y se haya tranquilizado.
  • Si corre a esconderse debajo de alguna mesa o cama etc, no debemos obligarle a salir. El refugio le hará estar más tranquilo y le ayudará a controlar su miedo. Simplemente ignorar dicho comportamiento y esperar a que salga de su refugio por sí solo
  • En el caso de que el miedo ya se haya convertido en una fobia (desproporcional e irracional) es conveniente acudir a un profesional para iniciar un tratamiento que pasará generalmente por la habituación, desensibilización y contracondicionamiento (Lo lograremos haciendo que cuando el perro oiga el ruido que le da miedo, por el contrario, él le suceda algo que es positivo para él, por ejemplo juego).
  • Si el dueño se muestra estresado o nervioso por el comportamiento del perro, mal asunto.
  • Reducir o camuflar el ruido (bajando las persianas o subiendo la tele o la música) son tambien algunos de los trucos recomendados . Así como buscar las zonas más tranquilas del hogar. También hay discusión sobre si el uso de una ropa o vendajes compresores surten efecto a la hora de reducir la ansiedad. La evidencia parece indicar que sí, pero no en todos los casos.