Adiestramiento a Domicilio
  Adiestramiento en Grupo
  Adiestramiento de Cachorros
  Terapias de Comportamiento
  Residencia Canina
  Galería de Fotos
  Galería de Videos
  Guía para Propietarios
Curso Nautica
VORAN educadores caninos está rotundamente en contra del maltrato animal, tanto físico como psicológico. El aprendizaje tiene que resultar siempre algo positivo. Si no estás de acuerdo con estas líneas te aconsejamos que no sigas leyendo: no somos lo que buscas.  

LA EDUCACIÓN DEL PERRO: PAUTAS BÁSICAS A SEGUIR.

COMIDA:

  • Es aconsejable que todo perro adulto coma dos veces al día.
  • La primera toma, a primera hora de la mañana. La segunda, a última de la tarde.
  • Deberemos darle de comer siempre en el mismo sitio.
  • El perro es un animal que necesita tener una rutina diaria muy marcada, sin cambios constantes de horarios, lugares, etc...
  • Le debemos enseñar a esperar en la orden de sentado a que nosotros coloquemos el comedero en el suelo y le demos la contraorden. Sólo entonces podrá dirigirse a la comida.
  • Aproximadamente 15 minutos después de empezar a comer le retiraremos el comedero, tanto si ha comido, como si no.
  • Nunca se le dará comida de la mesa.
  • Comerá siempre después de que lo hayamos hecho nosotros.
  • No abusaremos de los premios y se le darán siempre después de haber ejecutado alguna orden.
  • No permitirle comer nada del suelo, ni siquiera en casa. Tampoco le tiraremos nosotros comida al suelo para que la recoja.
  • Si se nos cae algo de alimento y el perro se dirige a él, ordenarle "no" y retirar el alimento del suelo.
  • No permitir que el perro acepte comida de ningún extraño o de conocidos sin previo consentimiento nuestro.
  • Lo recomendable en la dieta es el pienso industrial de gama alta. Para hacerlo más apetecible se le puede mezclar con ciertos alimentos, en pequeñas cantidades: yogurt, queso fresco, verduras como zanahorias, espinacas, etc...(no son aconsejables las coles).
  • Cualquier cambio de pienso deberá hacerse de forma gradual para evitar problemas digestivos.

DESCANSO:

  • El perro ha de tener un lugar de descanso propio (una colchoneta, manta, etc...).
  • No debemos molestar al animal cuando descansa y si entre los propietarios hay algún niño tendremos que hacer entender a éste la importancia del respeto mutuo.
  • Impediremos desde el primer momento que el perro se nos suba. Sólo deberá subirse si se le da una orden para ello.
  • No se le debe permitir al perro que duerma en las camas, ni siquiera en el suelo de los dormitorios (sobre todo en el primer año de vida, en el cual el perro aprende unas normas básicas de convivencia y se establece la escala jerárquica con los miembros de la casa).
  • El perro también debe respetar nuestro lugar y horario de descanso. Por este motivo no deberá acceder a nuestro dormitorio o subirse a nuestra cama para solicitarnos atención. Esto suele suceder cuando nosotros descansamos y el perro decide "que ha llegado la hora de despertarnos y de salir con él a la calle, o darle de comer".
  • El perro deberá tener siempre el mismo sitio para descansar y éste tendrá que ser el adecuado.

JUEGO:

  • El perro deberá tener juguetes apropiados para su edad y tamaño.
  • Es muy importante enseñar al perro a jugar con sus juguetes y no con otros objetos, y mucho menos jugar a morder nuestras manos o piernas (cosa bastante frecuente).
  • Siempre hay un juguete preferido que no debe estar al alcance del perro. Éste debe reservarse para los momentos de juego con su/s dueño/s y para las sesiones de obediencia.
  • No se le arrojarán palos o piedras para que juegue con ellos: dañan la boca del animal y además, como explicamos anteriormente para eso tiene sus juguetes.
  • La correa no es un juguete. Nunca debe morderla y tendrá que aprender a respetar este objeto desde el primer momento.
  • Existen juguetes específicos para ciertos problemas de comportamiento. Consulte a su monitor y él le informará gustosamente.

PASEOS:

  • Todo perro, independientemente de su raza, edad y del lugar donde viva tiene que hacer ejercicio diariamente. Existe la creencia (totalmente falsa) de que, por ejemplo, un perro de raza pequeña necesita hacer menos ejercicio que uno de mayor tamaño.
  • Es conveniente que el perro pasee tres veces al día y que no sólo sean cubiertas sus necesidades de eliminación, sino que también tendrán que ser paseos en los cuales el animal se desfogue y se relacione con otros perros y otras personas (no únicamente con las de su entorno).
  • Los paseos diarios no pueden ser de diez minutos. Es importante para el equilibrio físico-psíquico del animal que nos mentalicemos a este respecto.
  • Durante los paseos no le daremos órdenes innecesarias. Si lo hacemos el perro se saturará, estará presionado también en su "tiempo de ocio". Esto no quiere decir que le dejemos hacer lo que él quiera: por ejemplo tirar de la correa queda totalmente prohibido, pero esto no significa que tenga que ir al pie.
  • Tenemos que cambiar de ruta en los paseos con nuestro perro. Es fundamental hacerlo por muchos motivos: el perro tendrá un paseo más satisfactorio si hay variedad en sus recorridos con nosotros y no cogerá miedos a objetos, ruidos, olores que pueda encontrar en otros lugares.
  • Nuestro perro deberá ir atado, excepto en los lugares en los que se permita soltarle. En algunos casos, y según la nueva ley tendremos que llevarle con bozal.
  • Es necesario acostumbrar a cualquier perro al uso del bozal. Tu monitor te enseñará cómo hacerlo para que no resulte traumático para tu perro.

Y RECORDAD QUE...

  • Debemos socializar a nuestro perro correctamente desde la etapa de cachorro, tanto con otros perros como con otros animales: gatos, palomas, etc... que pueda encontrar en la calle. Para esto le dejaremos que juegue con sus congéneres, vigilando siempre su comportamiento con ellos por si observáramos cualquier anomalía.
  • Lo más importante es socializar al perro con las personas, no sólo con las de su entorno. Así evitaremos problemas gravísimos y de difícil solución.
  • Muy importante también es que el perro, desde muy temprana edad esté acostumbrado al mayor número de situaciones y estímulos posibles: agua, altura, ascensores, coches, motos, bicicletas, carritos, contenedores, vehículos de obra, patinetes, etc... También estímulos auditivos y, cómo no, que se acostumbre a que le manipulen sin que sienta ningún temor. Esto es fundamental a la hora de visitar a su veterinario. Ha de dejarse hacer curas, radiografías y cualquier tipo de exploración sin que sea necesario sedar al animal.
  • A nosotros nos gustan los perros, pero no le sucede lo mismo a todo el mundo. Es necesario que respetemos a aquellas personas que, bien por miedo, o sencillamente aversión no se "alegran" ante la presencia de nuestro animal. Pero si tu perro está bien educado ten por seguro que, salvo raras excepciones, le respetarán y con ello también a ti.
  • No les des motivos a las personas que detestan a nuestros perros, para generalizar y decir que todos los propietarios somos iguales, que no sabemos convivir, que somos irrespetuosos con los demás, etc., etc... RECOGE LAS HECES DE TU PERRO, POR FAVOR: a ninguno de nosotros nos agrada llevarnos a casa una bomba fétida. No dejes tampoco las heces en un alcorque de árbol. Los alcorques no se idearon para tal efecto. Ni tan siquiera las dejes sin recoger en las zonas cercadas destinadas al esparcimiento de nuestros perros (estas zonas están precisamente para eso y no para que se conviertan en una zona de "minas antipersona"). Ya existen expendedores de bolsas en casi todos los barrios. Si en el tuyo no hubiera habla con nosotros y, además de proporcionarte bolsas nos encargaremos de hablar con tu Junta de Distrito y recordarle que es imprescindible colocar expendedores para mantener limpia la zona. De todos modos no hay nada que te sirva de excusa a la hora de recoger las heces de tu perro: cualquier bolsa sirve.
  • Un perro "todo terreno" tanto física como psíquicamente, educado, obediente, es un disfrute para su propietario. Lo contrario es, a menudo, una pesadilla para ambos y para su Comunidad.
  • Si hacemos las cosas con sentido común tendremos un compañero de vida extraordinario.